Barrio de Justicia, Madrid

Barrio de Justicia, Madrid

3264 1836 Derby Hotels Collection

Hoy queremos compartir un post especial con vosotros ¿Su autor? El Director General del Hotel Urban, Xavier Vega. Un paseo por uno de los barrios más singulares de Madrid escrito de una manera muy personal. Esperamos que lo disfrutéis tanto como lo hemos hecho nosotros.

***

Armados de firmes propósitos, tan bien intencionados como el de proveernos de unos quesos para la cena, comprar una tarta de cumpleaños con sus correspondientes velas, encargar flores y respirar una fría mañana de invierno a pleno pulmón. Salimos a recorrer, una vez más, nuestros rincones preferidos de este peculiar barrio de Madrid.

Esta pequeña zona del centro de la capital está limitado al norte por las calles de Génova y Sagasta, al este por la de Barquillo, el Paseo de Recoletos en el oeste y Alcalá por el sur. Propiamente, el Barrio de Justicia, incluye Chueca, aunque el paisaje humano y la historia son tan diferentes que preferimos centrarnos en este microcosmos que va ganando en calidad y joie de vivre y que representa una de las mejores imágenes de un Madrid cambiante y abierto al mundo.

Barrio de Justicia, llamado así por albergar el Ministerio de Justicia, la sede del Tribunal Supremo, el Consejo del Poder Judicial y la Audiencia Nacional. No nos olvidamos tampoco de las correspondientes librerías de obra legal y unas fabulosas tiendas de togas tan elegantes que te gustaría que vistiera tu abogado.

El barrio alberga una variedad de tiendas, bares, restaurantes y espacios singulares como para perderte un fin de semana entero. A medio camino entre el hipster de Malasaña y el clasicismo de Salamanca, la oferta es suficientemente tendencia para contentar al trendy de buen gusto y mejor bolsillo.

Abandonando la elegante Conde de Xiquena, nos disponemos a desayunar en el mítico café El Espejo, en el 31 del Paseo de Recoletos. Un clásico entre los clásicos, de café con leche en vaso y unos camareros de ceja alzada que examinan a fondo tu resistencia de consumidor. Vale la pena.

 

Café El Espejo
Café El Espejo

 

Reconfortados por el calor del café y una tarta Sacher a tres, subiremos por Bárbara de Braganza hasta la plaza de las Salesas, donde se encuentra la iglesia del mismo nombre y la tienda donde cumplir nuestra primera misión: Pippa’s (Plaza de las Salesas, 8). Leticia y Yoli, las simpáticas dueñas del local, se asociaron para desafiar con buen humor y una mirada a veces irónica, a veces naïf, las clásicas fiestas de cumpleaños o cenas informales en casa. A visitar para romper con lo tradicional.

 

Pippa's
Pippa’s

 

Con las velas de cumpleaños en la mano, seguimos hasta la Duquesita para encargar el pastel donde ponerlas (Fernando VI, 2). La familia Santamaría cumple este 2014 cien años endulzando la vida de Madrid (con su excelente trato y su fantástica repostería) en el mismo local de siempre. Imperdible.

Volvemos sobre nuestros pasos hasta Margarita Se llama Mi Amor (Fernando VI, 9), la maravillosa floristería de Daniel, un tipo mágico que convive con flores de Eva gigantescas y las rosas más estupendas. Y de paso, es capaz de hacerte los más bellos centros que te puedas imaginar y transportar a tu casa el inolvidable aroma de su tienda. Margarita se llama mi amor… Margarita Rodríguez Garcés… Una chica chica chica pum… del calibre 183… decía la letra de una de las pocas canciones militares que puede despertarte una cierta añoranza.

 

Se llama mi amor
Margarita Se Llama Mi Amor

 

Por cierto, no dejéis de admirar la fachada del Palacio de Longoria, justo enfrente, un edificio modernista del arquitecto Josep Grassés terminado en 1905 por encargo del banquero Francisco Javier González Longoria. Desde 1950 es sede de la SGAE.

Y ahora sí, un poco de apertura de cartera para curiosear por las mejores tiendas de Barquillo. La primera parada de las mil que podría hacer es en Capsule (Barquillo, 41). Ahí está Óscar, el asturiano que más sabe de zapatillas en todo Madrid.

 

Capsule
Capsule

 

Afortunado es el poseedor de una buena barba porque en Tenkey (Barquillo, 45), encontrará un servicio de barbería que le alegrará la vida. Como a nosotros nos alegró contemplar el restyling de básicos que ofrece la tienda. No os perdáis los zapatos. Ni a Eva, experta en gafas retro, lo más ajustado al concepto de dicharachera que he conocido y una profesional que estampa una a una las tarjetas de visita con un sello de tinta. Gracias!

Unas cuantas tiendas más y la hora de comer nos cita en Dray Martina (Santa Teresa esquina Argensola), un local abierto en 2013 y ya un must en Madrid, como dice su escaparate. Salmorejos con crujientes, burratas, pulpo… y un postre en forma de maceta con planta que haría las delicias de Daniel, el de Margarita Se Llama Mi Amor… Todo bajo la batuta de Jordi, un valenciano encantador que se encarga de encontrarte sitio aunque no haya.

 

Dry Martina
Dray Martina

 

Con ganas de vuelta a casa para una reparadora siesta, hacemos la última parada en Poncelet (Argensola, 27) para aprovisionarnos de los quesos que nos animarán la cena. De Francia, España, Suiza, Italia, Bélgica… Para degustar in situ o llevar en tabla con su vino correspondiente. Personal profesional y atento inclinado a un tono didáctico que sorprende por su profundidad.

 

Poncelet
Poncelet

 

De vuelta a casa. De fútbol, bares canallas y bocadillos de calamares hablaremos en próximas entregas.

 

Xavi Vega

Director general/General Manager

Hotel Villa Real / Hotel Urban

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+