Exposición Dalí

Exposición Dalí

1012 674 Derby Hotels Collection

En uno de los arrondissements más céntricos de la capital francesa encontramos el Centre Pompidou. El edificio, famoso por su estructura modernista, está además ahora decorado con relojes blandos que simbolizan al excéntrico e inigualable Salvador Dalí. Y es que la ciudad de las luces homenajea al pintor catalán en su centro de artes más innovador.

Cuando entramos en la exposición, para demostrar que la fantasía y el surrealismo son las claves de su éxito, podemos ver un huevo gigante en el que el artista está acurrucado en posición fetal. Una vez dentro, la primera imagen a la que deben enfrentarse los visitantes, no apta para estómagos delicados, es la de una navaja seccionando un ojo de “Un chien andalou”, el cortometraje que Dalí codirigió con Luis Buñuel. Las caras de los asistentes expresaban a la perfección la impresión que causa la imagen. Varias décadas después, Dalí sigue sorprendiendo.

La exposición se dispone en una gran forma de U donde los diferentes períodos de sus obras se suceden cronológicamente. Al principio, nos encontramos con sus obras del período cubista aunque, fue con el nacimiento del movimiento surrealista que Dalí ganó toda su reputación gracias a sus obras más provocativas.

Entre ellas, encontramos sus obras más grandes y famosas como El teléfono langosta, La metamorfosis de Narciso o La persistencia de la memoria, cuya inspiración, como confesó Dalí, le vino tras ver como se derretía el queso camembert en el sol.

Sin embargo, las obras más interesantes son las menos conocidas, unas pequeñas miniaturas de ensueño donde se puede apreciar el trabajo meticuloso del artista en un marco de apenas unos centímetros cuadrados y que, sin embargo, transmiten una sensación de engrandecimiento. ¡Vale la pena verlo en directo!

La exposición ilustra de forma inteligente el viaje del artista desde el arte figurativo onírico hasta un enfoque más contemporáneo, conceptual y teatral, sin ocultar nada sobre la naturaleza polimorfa de Dalí.

A pesar de las palabras del artista asegurando que él era un mal pintor porque era demasiado inteligente, el Centre Pompidou hizo una primera una retrospectiva sobre él hace más de 30 años que fue y todavía es la que recibió más visitas. Esperemos que esta segunda tenga el mismo éxito.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+