La primera cita I

La primera cita I

656 380 Derby Hotels Collection

San Valentín se acerca, sólo faltan tres días para el día de los enamorados y ya son muchos los mensajes que recibimos que nos preparan para este día. Regalos diferentes, planes sorprendentes o escapadas con mucho glamour. Pero nadie nos cuenta cómo llegar a enamorarse o mejor dicho, cómo hacerlo bien en la primera cita.

Hoy, publicamos el primero de dos artículos en el que os explicaremos el marco adecuado, el menú perfecto y la atmósfera propicia para disfrutar de un encuentro romántico. Y lo haremos con los consejos de la Dra. Adela Berrozpe, experta en psicoterapia de pareja de The Doctors.

Naturalidad, sin estrés y sin exagerar nuestras expectativas

Hay tantos encuentros de corte romántico como variables están en juego: edad, sexo, cultura, contexto, tipo de relación previa en la pareja… En cualquier caso, una primera cita siempre viene precedida por un deseo de establecer una relación sentimental y suele generar una serie de emociones que van desde la alegría hasta el miedo pasando por la incertidumbre. Éstas desencadenan en un estado mental diferente, generalmente de cierta euforia y nerviosismo, que puede jugarnos una mala pasada ya que nos hace comportarnos de una forma que no corresponde con la realidad.

Paradójicamente, según Adela Berrozpe, el secreto para conseguir salir airoso de este tipo de encuentros es mostrarse tal y como uno es: natural. Es quizás lo más difícil ya que requiere tener un buen manejo de las emociones y saber expresarlas en el momento adecuado y en la justa medida; aunque sin perder ese puntito que nos hace estar más ilusionados, más audaces y más radiantes.

Para controlar los nervios, relajarse y, sobre todo, disfrutar de la velada, la Dra. Berrozpe nos aconseja identificar nuestras emociones, “alfabetizarlas”, observar cómo y cuándo se ponen en marcha y ante qué estímulos. Conocer las reacciones que éstas generan y analizar las consecuencias. De esta forma podremos buscar respuestas más adecuadas a nuestro objetivo. En resumen, el secreto está en conocernos a nosotros mismos para evitar dar una falsa imagen a nuestro acompañante.

¿Dónde quedamos?

El primer paso es elegir un marco adecuado, que propicie la intimidad, la charla y que podamos convertir en todo un descubrimiento para nuestra pareja. Si hubiese que elegir un restaurante de Derby Hotels, nuestra Directora Comercial propone “un espacio único en pleno centro de la ciudad, una joya secreta que se encuentra en plenas Ramblas de Barcelona. Capaz de convertir cualquier velada en una experiencia inolvidable, el restaurante El Regulador, en el Hotel Bagués es una propuesta romántica, elegante y sin duda sorprendente”.

En efecto, la elección del lugar de la cita puede resultar determinante. Situado en un Palacio en el centro de Barcelona, la decoración del Hotel Bagués transpira romanticismo. Se trata de un bijou hotel situado en el antiguo taller-joyería Bagués-Masriera. Su decoración revive el máximo esplendor de los años en los que el Modernismo y el Art Noveau convirtieron la ciudad en una de las capitales culturales del mundo.

La primera impresión

Hemos elegido el lugar propicio, nos hemos preparado para mostrarnos tal y como somos. Para una primera cita elegiremos también un look acorde que nos haga sentir elegantes pero cómodos, huyendo de cualquier artificio que no sea acorde a nuestra personalidad: “Conocernos, estar satisfechos con nosotros mismos y querernos son requisitos imprescindibles para enamorarnos” apunta la experta de The Doctors. La psicóloga desmitifica la idea de que “la primera impresión es la que vale” y aconseja no querer impresionar a nuestra pareja aparentando lo que no somos. Lo que sí recomienda tener muy en cuenta es que “una mala impresión en una primera cita sí puede resultar determinante: Seguro que no nos va a gustar una persona que se muestre mal educada, que nos haga sentir mal o que ocupe todo el espacio verbal, por ejemplo”.

Una rosa y una copa de champagne es sin duda un buen comienzo, según los responsables de El Regulador. En una primera cita, y como especialidad de la casa, no puede faltar el marisco. “Las ostras son sin duda una muy buena elección para una cena romántica. Además resultan fáciles de comer y muy sugerentes” según el chef de El Regulador.

No es aconsejable compartir platos en una primera cita, para evitar conflictos o negociaciones… quizá sea más adecuado compartir el postre. En este sentido, para una primera cita no falla nunca el chocolate. La Tentación de Chocolate con sorbete de mandarina o los Buñuelos con sorbete de pimienta de Sechuan son dos de las delicias que nos propone el restaurante del Bagués. El chocolate líquido y caliente, los contrastes de sabores y texturas los convierte en un broche final de excepción para una cena romántica, ¿verdad?

No os perdáis el post de este próximo viernes, ¡día de San Valentín! Desvelaremos más pistas para disfrutar de la primera cita. Consejos como las distancias cortas o la comunicación no verbal, ¡estad atentos! Para entonces, ya seréis unos expertos y podréis acabar el viernes poniendo en práctica todos nuestros consejos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+