London Calling by Linda

London Calling by Linda

640 362 Derby Hotels Collection

Hoy os traemos un post diferente, se trata de la experiencia personal de Linda en la fantástica ciudad de Londres:

Acudir a la llamada de Londres es fácil. Es una de esas ciudades del mundo en  donde la oferta cultural rara vez escasea,  ir de compras es una de las mejores experiencias y  terminar la jornada en alguno de sus restaurantes de moda siempre puede acarrear una grata sorpresa.

Esta vez, además, mi hotel de cabecera, The Caesar London, celebra su décimo aniversario y no dudé en compartir con ellos la conmemoración de una década de excelencia, buen servicio y mejor trato, todo lo que lo ha convertido en mi particular refugio al que siempre vuelvo en todas mis escapadas a la capital británica.

Pero la jornada comienza y no sé muy bien cómo organizarme, hay tanto que ver en Londres estos días. Ya he corrido por Hyde Park, he disfrutado de mi suculento desayuno en el restaurante  XO del The Caesar y me estoy vistiendo para mi gran día. Como mucho de lo que visitaré hoy tiene que ver con la moda opto por un modelo vintage de Alexander McQueen, de esos que sólo comparto con Daphne Guinness. Nada cómodo, por cierto, pero es lo que tiene: yo tampoco puedo caminar plana. Escucho unos temas de Glass Candy mientras me preparo.

Mi primer destino, la Tate Modern, donde me esperan Richard Hamilton, con la primera retrospectiva que este centro dedica a uno de mis artistas pop favoritos, y Henry Matisse con “The cut-outs”, una magistral exposición que reúne 120 obras realizadas entre 1936 y 1954 por el pintor francés con una salud muy mermada por la enfermedad y que sin embargo transmiten una pasión por la luz, el movimiento y las ganas de vivir difícil de superar. Paso un rato memorable en el edificio de Herzog & de Meuron, a pesar de las miradas de los turistas a mi estilismo. Señores, por favor, esto es Londres, “It costs no more to travel in style”, les digo. Ni con esas. Termino mi visita a la Tate en el ‘Artists room’ dedicado a Alex Katz, es muy yo.

Richard Hamilton

Después, taxi, el metro de Londres está muy bien pero no para mis plataformas, y dirección al Barbican donde, ansiosa, voy a ver la exposición de Jean Paul Gaultier que repasa 40 años de trabajo del modista francés. Aliviada, pues paso desapercibida con mi modelo entre tanta excentricidad y maestría, y totalmente emocionada paseo por las salas disfrutando con los sujetadores con conos que creó en los 90 para Madonna, los diseños para Kylie Minogue, el vestuario para las películas de Almodóvar y con sus colaboraciones con artistas y fotógrafos como LaChapelle, Lindbergh, Pierre et Guilles, Cindy Sherman y Andy Warhol, entre otros.  

Me detengo largo tiempo en la sala completa dedicada al irreverente programa ‘Eurotrash’ que Gaultier protagonizó junto a Antoine de Caunes en la televisión británica en los año 90, que le dio mucha fama allí por cierto y donde el modista francés daba rienda suelta a toda su imaginación y soltaba todo el plumerío que una, muchas veces, encorsetada Francia no le hubiera consentido. Memorable mi estancia en el Barbican.

Matisse

Finalizo mi jornada londinense de arte y moda en la exposición “The Glamour of Italian Fashion 1945-2014” en el Victoria and Albert Museum, que hace un recorrido por la moda italiana desde finales de la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad. No soy muy fan de los creadores italianos de ahora, a mis estilismos me remito, pero me derrito ante los Pucci, Valentino o Simonetta de los 60 y, en general, ante todos los diseños de las década de los 50 y 60. Pienso que toda mujer debe tener algo de Mina dentro, y todo hombre.

Exhausta, decido terminar el día cenando en uno de los restaurantes de moda en Londres, el Coya, en Mayfair, especializado en comida latino americana y gente guapa, muy guapa. Disfruto mucho de la comida, y más si cabe conociendo por mis amigas de Chelsea que en este local Naomi Campbell y Michael Fassbender daban hace muy poco rienda suelta a su comentado romance a base de escandalosas muestra de amor, Mantengo en todo momento la esperanza en que esa noche vuelvan a repetir.

Greetings from London

Linda

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+