London Brutalista por Linda

London Brutalista por Linda

2048 1536 Derby Hotels Collection

Es leer un nuevo post suyo y tele-transportarnos directamente a la ciudad de la que habla. De  una manera distinta, transgresora, hiper descriptiva, esta vez es el turno de Londres. De la mano de Linda, empezamos un recorrido por la ciudad gris ¿Estáis preparados?

***

Brutal, sí, brutal me pongo cada vez que decido ir a Londres. Ese “no parar de ser moderna” que tiene esta ciudad me entusiasma. Aunque mucho menos que ese “no parar de sacar modelazos” de la maleta para no excederme del peso máximo al que te obligan las compañías aéreas low cost. Porque es cierto que para pasear por Londres: todo es poco. Pero explícale eso a la señorita del mostrador de Easyjet…

Cuando voy a esta ciudad me gusta dormir en el The Caesar Hotel, en Queens Garden, muy cerca de Hyde Park. Acogedor, muy cómodo y, sobre todo, me permite sentirme como más me gusta en Londres: como una vecina más de un típico barrio upper class de Londres, ¿qué tendrá la ‘high society’ británica que tanto me atrae? Pues como un miembro más de ella como me siento en el The Caesar Hotel, y tanto, que todas las mañana corro por Hyde Park como si hubiera nacido allí.

 

The Caesar Hotel, London
The Caesar Hotel, London

 

El motivo de esta escapada a Londres es para mi histórico y me tiene sin dormir varias noches. Dentro del Open House London Weekend he sido invitada a un completo tour por el interior de la Torre Trellick, edificio que admiro desde que era muy joven. Para situarse, la Torre Trellick es el perfecto ejemplo de arquitectura brutalista y fue construida en los años 60 por Erno Goldfinger, sí, como el villano de 007, aunque Ian Fleming creó el personaje después del arquitecto, al que por cierto no le hizo mucha gracia.

Por fin llega el día. Ya he realizado mis ejercicios matutinos por Hyde Park, me falta un perro para completar la situación, debería pedírselo a alguna vecina. He desayunado un típico English Breakfast en mi hotel, con ese bacon como sólo ellos saben prepararlo -¡y digerirlo!- y me estoy vistiendo en la habitación mientras escucho en mi Ipod “Trellic”, el tema con el que Baxter Dury homenajeó a la torre que hoy visito.

 

English Breakfast en The Caesar Hotel
English Breakfast en The Caesar Hotel

 

Al mismo tiempo, elijo el look entre los diversos modelos de Vivienne Westwood que me he traído. Es increíble cómo después de más de 40 años diseñando, esta mujer sigue siendo absolutamente “moderna”, entrecomillado porque es un adjetivo sobre el que algún día tendremos que reflexionar.

Situada en Goldborne Road, la Torre Trellick está cerca Nothing Hill, casi al final de Portobello Road, por lo que me dirijo hacia allí desde ésta última. Evitar los días de mercadillo sería lo deseable, pero hoy no es uno de ellos y la calles están llenas de turistas rebuscando en las tiendas de ropa usada, como si Mary Quant fuera a reaparecer detrás de un perchero. Y en los anticuarios, nerviosos por creer haber encontrado un Turner no catalogado a 100 libras. Muy turístico aunque conserva cierto encanto.

Al final de Portobello Road ya puede contemplarse, majestuosa, la Torre Trellick. Es apabullante. El brutalismo, o lo adoras o no, y a mi me produce una mezcla entre desasosiego y admiración muy placentera. Como tengo tiempo antes de la visita, me dirijo hacia Kokon To Zai, en el 86 de Golborne Road, la tienda de decoración que Marjan Pejoski abrió hace unos años y cuya visita es una auténtica experiencia. Piezas seleccionas por todo el mundo se mezclan con ropa de KTZ y del propio Marjan, todo con el sello étnico y oscuro que tanto le gusta al diseñador macedonio. He de reconocerlo, pero siempre he considerado a Pejoski como uno de los mayores talentos creativos del mundo de la moda, mas allá del famoso vestido con forma de cisne que Björk lució suyo en una gala de entrega de Oscars, un hito, por cierto, en las tan poco naturales alfombras rojas.

Después corro, literalmente, hacia Rellik, uno de los templos del vintage en Londres. Y sobre todo, famosa tienda por poseer la mayor colección de ropa de Vivienne Westwood de todas las temporadas desde sus comienzos. Ojo, para poder elegir entre las plataformas, bolsos y vestizados de la dama del punk couture -a precios de piezas de museo advierto también- debes pedir cita y especificar en qué colecciones estás interesado. Como no lo había hecho, me fui pronto, no sin antes admirar algunos de los zapatos más icónicos de la diseñadora.

Rellik está justo enfrente de la torre, por lo que tantos impactos me tenían aturdida. Dos horas duró la visita. La recepción, los pasillos de acceso a las viviendas, varios pisos habitados, su distribución, las vistas, la historia. Todo, señor Goldfinger, todo es apasionante.

 

Torre Trellick
Torre Trellick

 

Londres brutalista, como tantos otros Londres, me dejó saciada por ese día. A la vuelta a mi barrio, cena en el XO, el restaurante del The Caesar Hotel, y un bañito mientras escucho la remezcla que Omar Souleyman realizó del Cystalline de Björk y que refleja muy bien lo que ha sido la jornada y lo que es Londres en general.

Greetings from London,

Love Linda

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+