Paris Canalla por Linda

Paris Canalla por Linda

720 494 Derby Hotels Collection

Hoy en nuestro Blog queremos compartir con vosotros un post que nos gustó mucho. Una manera diferente de ver y, sobre todo, explicar una escapada a Paris. Esperamos que lo disfrutéis y os imaginéis cada rincón de la ciudad del amor.

***

No necesito excusas para marcharme a París, esa ciudad, pero reconozco que los planes que tengo para esta ocasión me tienen, digamos, muy excitada.

Hola, soy Linda, y aunque muchos piensen que soy nueva, siempre he estado ahí. Ahora disfruto del Hotel Banke, mi hotel preferido de París, en el que me colman de atenciones y me siento como donde estoy, en la ciudad más chic.

He madrugado, me gusta deleitarme con el desayuno que ofrece el hotel, y descanso un rato antes de salir en mi preciosa habitación, escuchando música francesa y observando desde la ventana Montmartre al fondo y… Galerías Lafayette, a la derecha, no se puede pedir más.

 

Hotel Banke, Paris
Hotel Banke, Paris

 

Como está nublado, he puesto a Juliette Gréco en mi Ipod. Esta mujer, su voz, su manera de interpretar los clásicos más existencialistas, hace que me sumerja en un estado de romanticismo y sofisticación del que sólo pueden salir los mejores outfits para un día por París, toda de negro, por supuesto. Hedi Slimane ha fotografiado a Gréco para su nueva campaña de Saint Laurent. Tiene gracia, pensará que nos la está descubriendo, inocente.

Ahora me dirijo hacía el Musée de Orsay, el primer motivo de mi visita a París. “Masculino/Masculino. El hombre desnudo en el arte de 1800 hasta la actualidad”. Esta es la exposición que voy a ver y, como coincidirán conmigo, el título ya es como para estar allí, y más si viene respaldado por una institución como el Orsay.

 

Musée d'Orsay
Musée d’Orsay

 

Aunque hay un paseo desde el Banke hasta el museo, voy caminando.La Semanadela Modaaún no ha terminado y no hay ni un taxi libre. Pero no me importa, me encanta pasear por París, que no perderme por las calles de París. No entiendo cuando la gente dice que adora perderse por las calles de París. Uno se pierde en Fez o en Tombuctú pero no en una ciudad en la que está todo tan bien señalizado.

Mi visita a la exposición ya ha terminado. Obvio las horas en la cola para entrar y los miles de personas que había dentro, pero he de decir que me ha gustado mucho la selección de obra expuesta y, aunque es arte y sé que no debería decir algo así, pero salgo un poco… sofocada. ¡Tanto hombre desnudo! No hay nada mejor que un golpe del fresquito parisino, frío pedrería como dice un amigo mío, para ponerte de nuevo los pies en la tierra y continuar con la jornada.

Arte y música, que es el segundo motivo que me ha traído aquí esta ocasión, porque esta noche en mi sala favorita de París, el Olympia-Bruno Coquatrix  – vale, otros dirán que el Casino de Paris o Le Trianon están mejor, que si salas más pequeñas… pero a mi el Olympia me fascina-  toca Sexy Sushi, un banda de electroclash francés bastante gamberra. Sexi Sushi son Rebeka Warrior y Mitch Silver y sí, son fuertes en sus letras y con poderosos directos, en los que además nunca sabes lo que va a ocurrir, pero estoy loca por verlos.

 

L'Olympia Bruno Coquatrix
L’Olympia Bruno Coquatrix

 

Ya de vuelta en el Banke, no sin antes hacer las compras de rigor, un reparador y relajante baño, buenas toallas, una copa de champagne, un macaron de Ladurée de los que me dejan en la mesilla del hotel cada noche, y más música, esta vez electrónica francesa para ponerme a tono, Discodeine, Hypnolove, Yan Wagner, Lescop, qué mono este chico… y ya estoy lista.

Como Kate Moss, para bailar me pongo mi vestido más corto y mis tacones más altos, y me perfumo con Olympia Music Hall, la fragancia que Gérald Ghislain, uno de mis perfumistas preferidos, creó inspirándose en la mítica sala en la que además, hoy, me voy a dar la gran noche.

Después del concierto, ya puesta, lo mismo acabo en el Crazy Horse, siempre aprendo mucho allí, pero eso ya os lo contaré en otra ocasión.

Adoro París, y adoro el Hotel Banke, donde además nadie te pregunta cuando llegas cojeando por un tacón partido.

Greetings from Paris,

Love Linda

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+