INFORMACIÓN IMPORTANTE: Este sitio utiliza cookies para mejorar los servicios que le ofrecemos. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No volver a mostrar este mensaje

Colección de Arte

Recientemente reformado, el hotel The Caesar exhibe una colección de mosaicos romanos. La decena de piezas expuestas, de origen sirio, datan mayoritariamente del siglo IV-V d.C. y se combinan en ellas motivos vegetales y animales.

En época romana, la provincia de Siria era un floreciente emporio comercial y en sus ciudades se practicaba todo tipo de artesanía destacando la producción de mosaicos de los talleres de Antioquia. El mosaico era un artículo de lujo de las casas pudientes, no sólo un modo de cubrir suelos o paredes sino un programa propagandístico para el señor de la casa.

En las piezas expuestas podemos ver las principales características de los mosaicos sirios; la policromía de todas sus piezas y un repertorio iconográfico que se desarrolla desde los temas geométricos mediante combinaciones de formas muy variadas: círculo, cuadrados, meandros, ondas, rombos, líneas en zig-zag a motivos animales, muchas veces relacionados con espectáculos del circo o la fauna local.

A partir del siglo IV d.C. el proceso de cristianización de la sociedad romana prioriza un nuevo sistema decorativo que transforma el sentido de algunos de los objetos ya presentes en la tradición Siria. Este hecho lo podemos ilustrar con uno de los mosaicos del Hotel The Caesar en el que vemos un águila, una crátera y dos ciervos, elementos que en época romana serian todos ellos símbolos paganos que al instaurarse al cristianismo se adaptaron con una simbología de la eucaristía y símbolos de eternidad e inmortalidad. Los pavimentos formados por filas de flores son típicos de las iglesias palestinas de los siglos V – VI d.C.